Reseña: Chuck Palahniuk – El club de la lucha

¡Hola a todos! Bienvenidos una semana más a CLI. Hoy os acerco la reseña que estaba programada para la semana pasada, y espero poder acercaros la de esta semana mañana, aunque no prometo nada. Por suerte, estoy empezando a contar con algo más de tiempo, y por ello estoy prácticamente al día con el contenido del espacio.

Dicho esto, lo que toca en este espacio es hablar de libros, y eso es lo que vamos a hacer: desgranar una obra cuya primera norma es no hablar de ella. Así es, hoy toca analizar El club de la lucha, de Chuck Palahniuk. Obra de culto por excelencia, rivalizando quizás con Trainspotting, y que se convirtió en Best Seller rápidamente. Cuenta con una adaptación al cine y con un videojuego, además de una novela gráfica a modo de segunda parte de la que hablaremos en breve. Una historia breve, directa y que te mete de lleno en el mundo de Palahniuk. ¡Vamos a ello!

La novela trata la historia de un protagonista cuyo nombre no se conoce (y lo dejaremos así para no hacer un spoiler) cuya vida es monótona y cuya máxima aspiración es amueblar su casa con las últimas tendencias de Ikea. Es perito de seguros, lo que hace que esté viajando constantemente, lo cual le provoca insomnio. Para conseguir dormir, participa en clubes de autoayuda para personas con cáncer de testículo o de diferentes tipos de enfermedades, y será en ese periodo tan complejo de su vida cuando conocerá a Marla Singer y a Tyler Durden, con el que formará el llamado Club de la lucha.

Portada de ‘El club de la lucha’.

Antes de comenzar a hablar del libro debemos hacer un breve inciso para enfocarnos en la figura de Chuck Palahniuk, un autor que bebe directamente de la generación beat y que ha influenciado a una enorme cantidad de autores como Elías López de la Nieta, por poner un ejemplo. Sus obras oscilan desde lo violento hasta lo escatológico, lo que le convierte en un autor no apto para todos los públicos, y quién haya leído Fantasmas sabe de lo que estoy hablando. Sus obras buscan hacer una crítica a la sociedad en la que se mueve el autor, y con ello acercarnos una moraleja, aunque no necesariamente tengamos porqué estar de acuerdo con ellas.

El autor se sirve de varios trucos para hacer que su historia empatice con el lector, idea que me parece muy inteligente por su parte. En primer lugar, el narrador es en primera persona, y carece de nombre propio, lo que puede hacer que podamos sentirnos más representados con el protagonista. Cabe decir que este personaje principal se encuentra en una espiral de autodestrucción personal, y que cuando conoce a Tyler siente la necesidad de apegarse a él. Esto podría ser interpretado como la necesidad innata del ser humano por sentirse aceptado.

Hablando del aspecto narrativo, hay que comentar varios aspectos. El primero de ellos es que el estilo es muy directo. Rara vez veremos descripciones extensas, y estas son principalmente para destacar aspectos esenciales. Lo superfluo queda eliminado y se va al grano, demasiado al grano en ocasiones. Lanza constantemente ideas diferentes que puede parecer que distorsionan, pero que después tienen su peso en la trama. Además, el narrador reflexiona, como si estuviese contando sus pensamientos a sí mismo, y normalmente cruza varias ideas diferentes, o que son interrumpidas por conversaciones, para dar mayor sensación de que la obra es una conversación interna consigo misma.

En cuanto al tratamiento de personajes, nos encontramos con que los principales tienen personalidades interesantes y, según el criterio de cada uno, atrayentes: el protagonista es una persona con tendencias depresivas y autodestructivas, con carencias afectivas y con una necesidad constante de aceptación. Marla es una mujer que no ha tenido suerte en la vida y que busca aprovecharse de otras personas. Por último, Tyler es carismático, un líder nato, nihilista y con delirios de grandeza. Un cóctel explosivo, sin duda. Por otro lado, los secundarios apenas tienen peso en la trama, a excepción del jefe de la aseguradora y Robert Poulson. Este sea quizás su mayor pega, pero es que, en realidad, los secundarios no dejan de ser meras comparsas.

El autor, Chuck Palahniuk.

Y es que, a medida que avanza la historia, vamos viendo como el club se va convirtiendo y desvirtuando en algo totalmente diferente que absorbe la personalidad de todos bajo los mantras que Tyler Durden predica, en una especie de secta antisistema. Y en esto me quiero detener un momento, porque todos hemos creído en algún momento que las ideas de Tyler son buenas y nobles, pero cuando uno relee la obra, ve varias veces la peli, etc., se da cuenta de que los medios distan mucho de ser los adecuados. El fondo de la cuestión es algo que depende de cada uno y en lo que no voy a entrar, ya que como sabéis, en este espacio tratamos de evitar en la medida de lo posible posicionarnos políticamente hablando. Sin embargo, sí que creo que en ocasiones el discurso de Tyler puede parecer demagogo y complaciente con lo que el lector de este tipo de obras quiere escuchar. Aunque puede que me equivoque.

Pero hay muchas virtudes. Muestra una sociedad en decadencia que se basa en un primer escalón con trabajos precarios y con pocas posibilidades de medrar, la misma que sustenta al resto de estratos y que sin ella, el sistema colapsaría. Esto, por suerte o por desgracia, es así en cualquier país occidental, y no somos conscientes de la importancia de ello. Muestra a hombres desquiciados por la ausencia de una figura paterna que sirviese de guía y referente. Por tanto muestra otro tipo de familias diferentes a la convencional, aunque de una forma dirigida a argumentar que las personas que crecen sin padres pueden convertirse en antisistemas, cuando no tiene porqué ser necesariamente así.

Este libro lo leí en mi primer año de universidad, lo que provocó en mí un ansia por leer más sobre el autor y por saber más sobre este tipo de autores. Siete años después, esa idea sigue en mí, pero más moderada. En parte, ya no le compro el discurso de este libro, aunque sí el de otros. En su momento fue una novedad refrescante como lo fue para mí, y de hecho, siempre recomendaré la lectura de este libro al menos una vez en la vida, porque la considero necesaria para la formación de un individuo, tanto en su carácter literario como en su espíritu crítico. No obstante, en una segunda lectura se le ven ciertos defectos, lo cual no deja de ser bueno: significa que después de 22 años en el mercado, la obra sigue evolucionando.

Podéis haceros con un ejemplar aquí.

4 comentarios en “Reseña: Chuck Palahniuk – El club de la lucha

  1. Pingback: ÍNDICE DE RESEÑAS | Contra la inercia

  2. Pingback: Reseña: Chuck Palahniuk – Superviviente | Contra la inercia

  3. Pingback: 10 segundos contra la incercia: febrero | Contra la inercia

  4. Pingback: Lecturas de octubre y noviembre | Contra la inercia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .